domingo, 6 de marzo de 2011

LOS JILGUEROS DE CHAVIN: ALUMNOS DE LA ESCUELA PRIMARIA 345 DE CHAVIN

Aprendí a leer a los 5 años y mi madre fue la que  me enseñò ese instrumento extraordinario que tiene el ser humano,  la lectura; luego a los 7 años, tuve que dejar mi hogar, en ese ignoto y recòndito, pueblo llamado Ayash,  en la puna de San Marcos , dejar a mi madre, mis amigos y mis mascotas e iniciar mis estudios en Chavin, en la escuela de varones Nª345; ingresé al primer año de primaria, así iniciamos nuestra formacion escolar junto a otros amigos como: Antonio Pozo Garcia, Ramiro Garcia Vìa, Elias Arribasplata;  Tito Garcìa Salazar; Wilmer Aguero Garcìa, Alcibiades Huerta Garcìa, Dammert Ortiz,  Herber Salazar Ortiz, Los hermanos Manuel y Paco (Pacon) Campos Castillo,  Erick Rios Ramirez,  Horacio y Ruperto Colcas Vargas, Daniel Rondan Rosemberg,  Adolfo y Abel Rosember Sotomayor,  Dammert Ortiz; Alberto Sotomayor , "papa Goyo" y otros amigos de caseríos, como Manuel Cotrina de Putcor.


ALGUNOS ALUMNOS DE LA PROMOCION: LOS HERMANOS CAMPOS CASTILLO, WILMER AGUERO, ERICK RIOS Y CESAR RAMIREZ Y OTROS AMIGOS: HERBERT SALAZAR, OTO ROSEMBERG, PEDRO ROTTA, IBER CORAL Y HOMERO ROSEMBERG, POSANDO EN LA ANTIGUA PLAZA DE CHAVIN
 Nuestro profesor, fue el maestro Armando Aguilar Martel, distinguido docente huarino, afincado en nuestra tierra, casado con la Sra Garcìa y quien vivía en la avenida Julio C Tello, y que además tenía el oficio de peluquero del pueblo.
Era el profesor Amando, maestro de los antiguos,  siempre vestía un terno gris, su cabello enteramente blanco, con una raya al medio; le daban un aire de mucho respeto y era de los que estaban convencidos que la letra  con sangre entra  y tenìa una palmeta muy particular, que estaba confeccionado con cuero de chancho y era  tan dura como el acero y un latigazo era un remedio muy efectivo para los  palomillas e indisciplinados del salón;  de manera tal que con este argumento estaba garantizado un ambiente de paz y por ende el maestro podía sembrar las semillas de sabiduría en los cerebros ávidos de conocimientos y así mejorar el rendimiento escolar, otro de sus castigos favoritos era cogerte de las patillas, con las dos manos, en algunos casos incluso te levantaba en vilo, ya se imaginan lo doloroso que era.....

En la actualidad los modernos conceptos pedagogicos, muestran al docente como orientador, facilitador  o mediador  del aprendizaje del estudiante; antes el eje de la docencia giraba entorno al profesor y este preconizaba  el aprendizaje memorístico, queda en nuestro recuerdo que deberíamos memorizar la tabla de multiplicar hasta el doce y todos los días nos levantabamos muy temprano a repetir como autómatas, la bendita tabla, que de tanto repetir se convertía en una canción; asi el estribillo era de "¡¡ 2x2;  4, 4x 2;  8.......!!".

Eran los tiempos del maestro de primaria que sabìa todas las especialidades, así nuestro profe  se lucìa durante las clases de historia, geografía, lenguaje y por su puesto las pesadas matemáticas; eramos un grupo muy parejo, en edades (casi todos del 59) y  rendimiento académico; aunque  siempre destacaba Daniel Rondan,  gran dibujante y muy buen alumno y de un comportamiento intachable, recuerdo al buen Daniel con su uniforme comando, todo pulcro y limpio, con su maletin de cuero marròn, donde tenìa todo ordenado; por ello sacaba los diplomas de aprovechamiento y conducta todos los años.

El maestro Amando, no se si llamarlo defecto o un rasgo de su personalidad, se hizo famoso por los apodos que nos puso a todos; así  a Tito Garcia, le puso el mote de "matón del barco", porque era lioso, llegaba tarde,  con la camisa fuera, pantalones anchos, sin correas y con sus rasgos achinados y pelo largo, el mote le caía como anillo al dedo; a mi me hizo famoso, con un apelativo que en verdad no lo merecía, y el acto que motivó fue algo circunstancial, la historia es así: mi madre muy devota del Señor de los Milagros, decidió que entre como mayordomo de esta milagrosa imagen,  el 18 de Octubre, sucediendo en el cargo a la familia Miranda Catiri; así el flamante mayordomo y familia,  fuimos agasajados y yo que era tan puntual y responsable en mis clases, tuve que faltar a ella;  al día siguiente el profesor Amando, al momento de pasar la lista, me dijo: César Ramirez, dicen que has entrado de mayordomo para el próximo año y seguro que no has venido porque has estado celebrando la fiesta, eres un Chaccho Gorrero, sin duda; todos celebraron el apodo y me quedè con ese apelativo ....., les cuento que por ese entonces en Chavin había un profesor, que trabajaba en Millhuish, que era muy amigo de las copas y era natural de Chaccho (que en quechua quiere decir caliente),  que es un bello distrito de de la Provincia de Antonio Raymondi, un hermoso valle interandino, que tuve la oportunidad de conocer, cuando fui director de la UTES Huari, pues en ese pueblo hubo un brote de Bartonellosis (verruga); este profesor no tenìa las características de su pueblo, es mas, tenía una pintita de abandonado y de Pepe Botellas y dicen que se emborrachaba a fiado o "gorreando" a sus amigos;  de allí que por extensión en Chavin de aquellos años, a todo borracho de las características del famoso profesor, le decían "Chaccho Gorrero".......

A nuestro buen amigo Ramiro Garcia,  que un día apareció a clases con unas gafas negras, le puso el mote de "Chuquisana";  les cuento que esta era una profesora  de manualidades del recordado centro artesanal, que funcionó en Chavìn por muchos años; era morena y utilizaba unas gafas negras y se pintaba muy escandalosamente la cara, así que nuestro estimado amigo Ramiro, quedo bautizado como la "Chuqui"....

A Erick Rios, por lo gordito y barrigón, le puso el mote de "Bombo";  a Horacio Colcas Vargas, que era el señor de las lagrimas: "Lichi picanti", a Alcibiades Huerta Garcia, por lo comelòn , le dijo, "pareces un chancho comiendo todo el día y se quedò como (cuchi Ciru), otros heredaron motes de su padres o familiares; como a mi compadre Herbert Salazar, "Ucush"; a Antuco Pozo: Tucu y así por estilo.

Nosotros no nos quedamos atras y como buenos chavinos bautizamos al maestro de marras con el apodo de "sogu verraco", analice ¡oh!,  buen lector, porque.....

He mencionado que el grupo era muy parejo, en lo que se refiere al rendimiento escolar, destacando Daniel Rondàn y Elias Arribasplata; en el futbol el que brillaba era Herber Salazar, el "Sotil" Chavino, que igual que el famoso jugador, ingresaba en los segundos tiempos y era un gran dribleador, tècnico y muy criollo, mucho recordamos el gran partido que hizo contra Rahuapampa en la final del interescolar de 1971, otro que tambien jugaba muy bien era Alcibiades Huerta, era tècnico y de buena pegada; recuerdo que hizo un gol a San Marcos, de mas o menos de 40 metros y  que fue muy festejado por todos especialmente por su papà, nuestro recordado  Don Flavio Huerta, les cuento que el fue quien me iniciò en temas de futbol, hincha del "Echa Muni" y todos sus hijos hinchas de La "U", yo probablemente para diferenciarme siempre fue hincha de Alianza Lima. Otro buen futbolista fue Manuel Campos Castillo, buen delantero, criollo y habil, recuerdo sus piernas de tallarin, que resaltaban por los seis pares de medias que usaba.
Recuerdo que Alcibiades (Ciru),  iba a todas partes con Dammert Ortiz, ambos eran uña y mugre (perdón: uña y carne);  Ciru, tenia un maletón grande, de cuero, marca Pedro P Diaz;  donde cargaba todos sus cuadernos, libros,  y principalmente mucha comida; y quien cargaba el maletòn, era pues Dammert, eran una especia de El Quijote y Sancho, ya Uds saquen sus conclusiones quien era quien........

Horacio Colcas era un llorón,por ello el maestro Aguilar le puso "lichi picanti"; y aquí va una anécdota: Se conmemoraba un aniversario mas del descubrimiento de América, por el gran Cristobal Colon; el Maestro Amando, nos diò una gran clase y hablàndonos de este marino ejemplar y enfatizando  que su constancia y valentía fueron fundamentales para lograr su cometido,  descubrir el nuevo mundo, aunque el no lo sabìa, pues buscaba  otro camino hacia las Indias,  y para finalizar la clase nos dejò un poema titulado "Los Tres Barquitos", con la tarea que el que mejor declamase, seria el afortunado de representar al salon en la actuacion central:
         
                                      ¡¡Tres barquitos van, tres barquitos son!!
                                         Es el Capitan Cristobal Colon
                                         Del puerto de Palos y etc etc....

Faltaba una semana para la gran ceremonia en el patio de Honor de nuestra escuela, que no era otro que el recodo norte de nuestro estadio de futbol, donde los muros de ladrillo y el pasadizo a la direcciòn se convertian en un escenario, allì eran las grandes ceremonias escolares, todos los alumnos elengantemente vestidos con su uniforme "caki" tipo comando, corbata al cuello y la clàsica cristina  en la cabeza;  la solemnidad del acto estaba garantizada ademàs por el maestro de ceremonias, nuestro querido profesor Leoncio Arana Maguiña, quien tenìa una voz enèrgica y marcial y con el micro retumbaba muchas cuadras a la redonda; en la mesa de Honor, el Maestro Humberto Aguero Maguiña, nuestro director, el profesor Amando, el profesor Isaac, La Sra Felicitas; asi el ambiente era muy solemne y  todos esperamos,  que el escogido fuese Daniel, sin embargo este,  en los ensayos se olvidò de una estrofa y ¡Oh! sorpresa,  el que recitò sin equivocarse fue:  Horacio Colcas, de manera tal que fue designado para representar a nuestra sección y declamar  en la ceremonia....... Llegò el día y Luchu, que asi le llamamos  sus amigos, era un manojo de nervios, incluso se había olvidado su nombre, pero no la poesía y así saliò y todo valiente y con gran fuerza de voz, empezó : ¡¡¡¡Tres barquitos van, tres barquitos son!!!.... conforme avanzaba, su voz se hacia mas débil y llorosa hasta que al llegar  al párrafo de Puerto de Palos,  no pudo màs y arrancó con un llanto incontrolable y saliò corriendo del escenario.......

Otra situación trágica eran, los días en que se realizaban las jornadas de vacunación nacional, apenas ingresaban los técnico sanitarios, nuestro salón era un concierto de plañideras; el escàndalo lo iniciaban los hermanos Campos (Manuel y Pacon), que chillaban como cabras, por contagio lloraba, Wilmer Aguero Garcia y después todo el salón;  los mas avezados huían por las ventanas; hasta que llegaba el momento de las inyecciones y la situación llegaba al climax , el escàndalo era terrible y luego llegaba la paz y por supuesto las inasistencias posteriores eran frecuentes.

El profesor Aguilar tuvo la virtud de cultivar en nosotros el canto, así formò un coro polifónico, con las voces blancas de aquellos niños y lo llamò "Los Jilgueros de chavin de Huantar", puntales en todas las actuaciones y famosos con nuestro huayno insignia: Las ruinas de  Chavin de Huantar:

                                                     "Las ruinas de la sierra
                                                     en Chavin de Huantar está
                                                     y en sus restos monolitos
                                                      muchas cosas hay que ver
                                                    
                                                     el Cóndor y el Jaguar
                                                     Tesoros de mi Chavin
                                                     van mostrando al mundo entero
                                                     su belleza sin igual"

Don Amando, era un buen maestro pero tenìa otro defecto, era aficionado al trago, en realidad el alcoholismo, esa pandemia social, que corroe nuestra sociedad y lamentablemente buenos profesionales, no solo profesores han caído en su garras;  no libaba frecuentemente, pero cuando la "agarraba", la pegaba por semanas incluso llegaba al mes y para nosotros obviamente era una felicidad, pues de pronto eran "vacaciones no oficiales";  recuerdo cuando llegaba a la escuela,  ya en la puerta del estadio lo veíamos sonreír,  dejando de lado su severa mirada y sus facies de rectitud y "Ciru" entraba lanzando hurras por la llegadas de las inesperadas vacaciones y nosotros todos jolgoriosos ,  tirabamos los cuadernos y libros.

Otra anécdota fue la que protagonizaron los mas avezados del salón, un grupo de ellos, cansados por los castigos con el Churu mágico, decidieron  desaparecerlo;  otros dijeron:  ¡no!, desparecerlo serìa facil, mejor lo molemos;  ¡no! gritamos todos, los haremos picadillos y así fue, este instrumento fue cortado centímetro a centímetro y  dejado encima del pupitre;  al día siguiente  el maestro quedó  pálido,  sorprendido y solo atinó a decir limpien  la mesa, ahora utilizaré mi correa.....

Unas palabras para el maestro Humberto Agüero Maguiña, distinguido profesor, muy amigo de todos nosotros, particularmente mio; era Director de la escuela, bonachón, criollo y de gran cultura; su hijo Wilmer heredó las cualidades de decencia del buen maestro; mis recuerdos además para Leoncio Arana Maguiña, que no fue profesor mio, pero lo gozabamos en las formaciones y las ceremonias escolares, docente  y maestro nato, que tenía una gran cualidad;  preconizar con el ejemplo, pues  además de un gran maestro, es y fue un caballero a carta cabal.

 Para el quinto año de primaria, (1971); algunos de nuestros amigos emigraron a Lima: Antuco y Elias  fueron a estudiar al Ricardo Bentin, Alberto Sotomayor se fue a Piscobamba y ese año cesò nuestro profesor Amando Aguilar y llegò otro huarino,  un profesor recién egresado: Samuel Vidal (Chiza), nosotros inicialmente descontentos, le haciamos mùltiples preguntas, para valorar la capacidad del flamante docente, recuerdo a Daniel preguntado: profesor:  ¿cuantos años tiene un lustro?: el profesor contesto: cinco años y de alli en adelante lo adoptamos, por supuesto, no fue igual que nuestro Maestro Amando y lo que valoramos en el fue su gran capacidad para el deporte;  asimismo, ese año nuestra escuela se fusionò, con el colegio de mujeres No 340, llegaron las niñas: Yeni Arana, Margot Maguiña, Isolina Garcìa y muchas otras;  como comprenderàn,   iniciaron los primeros enamoramientos, los primeros amores platònicos...... y el ambiente fue completamente diferente; ya eramos adolescentes y despertabamos al mundo, dejando atrás nuestra bella infancia y niñez, en nuestra tierra.....
                              

No hay comentarios.: